miércoles, 23 de septiembre de 2009

Decálogo para formar a un delincuente

Emilio Calatayud es un prestigioso juez de menores de Granada famoso por sus sentencias ejemplares. En su libro titulado " Reflexiones de un juez de menores " podemos encontrar el " Decálogo para formar a un delincuente". Es muy interesante porque refleja muchas de las costumbres erróneas que se han adoptado ahora en la educación de los hijos y deja patente la enorme importancia de marcar el camino que deben andar desde bien pequeños.

Muchas de las cosas que se hacen mal suelen tener una base equivocada. Se cree que si no se le da al niño lo que quiere se frustra. Si no le recompensamos constantemente no será feliz. Y mil pensamientos más que llevan al triste final que estamos viendo día a día en las noticias.

Pero, quien enseña a ser padres? Cual es la decisión acertada? Influye el ambiente que envuelve al pequeño? O se nace con los genes de la maldad adquirida? Es posible reconducir a un menor que ha cometido un delito muy grave? Es más, merece una segunda oportunidad? Recordad casos como el de Sandra Palo, Marta del Castillo o Maores.

Aquí os dejo el Decálogo, sacad vuestras propias conclusiones:

1: Comience desde la infancia dando a su hijo todo lo que pida. Así crecerá convencido de que el mundo entero le pertenece.

2: No se preocupe por su educación ética o espiritual. Espere a que alcance la mayoría de edad para que pueda decidir libremente.

3: Cuando diga palabrotas, ríaselas. Esto lo animará a hacer cosas más graciosas.

4: No le regañe ni le diga que está mal algo de lo que hace. Podría crearle complejos de culpabilidad.

5: Recoja todo lo que él deja tirado: libros, zapatos, ropa, juguetes. Así se acostumbrará a cargar l
a responsabilidad sobre los demás.

6: Déjele leer todo lo que caiga en sus manos. Cuide de que sus platos, cubiertos y vasos estén esterilizados, pero no de que su mente se llene de basura.

7: Riña a menudo con su cónyuge en presencia del niño, así a él no le dolerá demasiado el día en que la familia, quizá por su propia conducta, quede destrozada para siempre.

8: Dele todo el dinero que quiera gastar. No vaya a sospechar que para disponer del mismo es necesario trabajar.

9: Satisfaga todos sus deseos, apetitos, comodidades y placeres. El sacrificio y la austeridad podrían producirle frustraciones.

10: Póngase de su parte en cualquier conflicto que tenga con sus profesores y vecinos. Piense que todos ellos tienen prejuicios contra su hijo y que de verdad quieren fastidiarlo.


Nunca quisisteis buscar un momento para hablar entre padres e hijo, ¿ y ahora buscáis un momento para verme en la cárcel?


Diario ABC, 26 de febrero 2009


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada